Bardahl en Argentina

Visión de Bardahl

Ser los especialistas en la elaboración y comercialización de productos para la protección y mantenimiento de los motores y las máquinas.

Misión de Bardahl

Obtener la línea más completa de productos y servicios que mejoran el rendimiento y la vida útil de los vehículos ya sea en el mercado automotriz como el industrial. Donde hay un motor está Bardahl para protegerlo, con la capacidad tecnológica para adaptarse a los cambios del mercado y necesidades de los consumidores.

Historia

El 1ero. De Marzo de 1956 Bardahl abre sus puertas, siendo Capital, GBA y 3 zonas del interior del país sus primeras zonas comerciales.
En ese mismo año, a causa de recargos aduaneros, se ve obligada a no poder importar más productos terminados y comienza importar de Estados Unidos (la casa matriz) solo tambores para fraccionar los productos, siendo su consecuencia la compra de la primera máquina llenadora.
En ese entonces los envases eran de hojalatas.

El aditivo era totalmente desconocido, era muy poco lo que se vendía, pero gracias a las bondades de los productos, y con la permanente realización de demostraciones con resultados operativos en un motor, Bardahl fue creciendo. (FOTO MAQUINA FRICCIOMETRICA).

Además de realizar productos de excelencia, siempre entendió que para vender debía comunicar las bondades de sus productos, siendo entonces en 1961 la realización de la primera intervención importante en el orden deportivo y publicitario, el apoyó a los corredores del Gran Premio República Argentina, siendo esa carrera la que generó el puntapié inicial para seguir patrocinando en autos y pilotos de primera línea hasta el día de hoy. Fueron muchos los campeonatos ganados por pilotos y escuderías que fueron apoyados por Bardahl.

El primer gran impacto deportivo fue con los famosos Torinos preparadas por un joven Oreste Berta y conducidas por Eduardo Copello (¨EL MAESTRO¨), Héctor Luis Gradassi (¨PIRIN¨) y Jorge Juan Ternengo (¨EL NENE¨) quienes formaron el escuadrón que hizo historia en el automovilismo comúnmente denominados ¨CGT¨ que arrasó en el TC.

Por invitación de Juan Manuel Fangio y a sugerencia de Renault el 18/8/1969 un representante de Bardahl estaba en los boxes de los tres Torinos que componían la misión Argentina en las 84 hs. De Nürburing, para los cuales envío desde acá, el Bardahl necesario para atender las necesidades de lubricación de las tres coches durante la carrera.

Otro acontecimiento muy importante con difusión internaciones lo constituyó la competencia de Emerson-Fittipaldi, corriendo un LOTUS-72 en la competencia de Fórmula 1 realizada el 24/1/1971, con profusas inscripciones de la marca Bardahl. El alto nivel de nuestro historial deportivo motivó la frase Bardahl siempre ligado al triunfo de los campeones.

No solamente el automovilismo fue apoyado por Bardahl, también en la náutica conoció los beneficios de los lubricantes. En forma exclusiva patrocinó a la máquina piloteada por ALFREDO MATTHESIUS que obtuviera en forma consecutiva tres campeonatos. Sus lanchas de hidroplano para competir en campeonatos (las cuales todas se llamaban Miss Bardahl) ganaron 5 Copas de Oro (Gold Cups) y 6 campeonatos nacionales. Bajo el patrocinio de Bardahl, varias avionetas ganaron carreras transcontinentales y carreras de vuelo.

Desde 1963 hasta 1970, en Argentina, el camión repartidor de Bardahl recorría el país, acompañaba los eventos automovilísticos y por las noches proyectaba las carreras de Indianápolis que hacían conmover a los más fanáticos del automovilismo.

Los autos de carrera de Bardahl participaron en toda clase de carreras, incluyendo Grand Prix, carreras a campo traviesa, autos de arrastre, carreras de Rally, el Dakar y el Indianápolis 500.

Muchos fueron los pilotos y preparadores muchos de ellos campeones que ayudaron al crecimiento de la marca entre ellos Juan María Traverso y Miguel Angel Guerra (Cupe Renault Campeona del TC2000 preparados por Oreste Berta), Jorge Recalde (Rally), José Luis Di Palma (TC), Eduardo ¨Lalo¨ Ramos (TC), Tito Urretavizcacha, Ernesto ¨Tito¨ Bessone (Campeones en TC 2003 y TC2000), Norberto Fontana(TC), Oyhanarte (Campeón en TC), Guillermo Ortelli (TN), estos son algunos de los tantos pilotos y preparadores en los 40 años que acompañaron.

En la actualidad Bardahl también apoya categorías que ayudan al desarrollo deportivo automotor y otros deportes.

Con productos de calidad que demostraban en campo sus beneficios y el apoyo permanente en la comunicación. En el año 1967 gracias al sostenido crecimiento, Bardahl muda sus oficinas al lugar donde hoy se encuentran ubicado su administración central. En este lugar en ese momento se encontraba la fábrica, el laboratorio y la administración.

Pero la atracción de los responsables por el desarrollo comercial derivó a que al siguiente año se lanzara por radio el famoso jingle: Barrr….daaa….ahhl….Barrr….daaa….ahhl, que hizo muy famosa a la marca y mereció los premios Martín Fierro y El Bamba al mejor jingle publicitario, y que sin duda repercutió positivamente en las ventas.

Así continuo su carrera ascendente en el plano comercial, extendiendo productos para la protección, con permanente investigación y desarrollo, adaptándose a las realidades y los cambios del parque automotor.

Al mismo tiempo continuó haciendo campañas publicitarias que tienen por objeto mostrar las bondades de los productos. Así Bardahl siguió recorriendo estos casi 60 años de existencia y con esfuerzos paso de una fabricación precaria por medio de una máquina vieja a una fabricación moderna, con tanques aéreos y subterráneos, con capacidad de 1.000.000 lts.,y con maquinaria de última tecnología (6 líneas de llenado, 7 sopladoras, 2 inyectoras).

Con una fabricación integral de 1.500.000 botellas por mes desde su formulación hasta el etiquetado. De importar unos pocos productos a desarrollarlos gracias a su equipo de investigación y desarrollo, que junto con el propio laboratorio y el de EEUU logran productos con tecnología de punta para las empresas no solo de transporte sino también del rubro industrial. De 6 vendedores a 64 hombres de venta y 6 promotores.

La meta de Bardahl siempre ha sido la de mantener el liderazgo en avances tecnológicos en el campo de aditivos y lubricantes especializados.

En el correr de los años Bardahl siguió creciendo paso a paso logrando resultados importantes en todos los aspectos y una prueba de ello es el Premio Invertir (1997), el nombramiento de La Marca del Siglo. Desde lo comercial Bardahl logró desarrollar productos para otras marcas muy reconocidas a nivel mundial a las que también con comercializa como Michelin y Bestolife.

El capital más importante el humano, complementado a un producto de altísima calidad, y este, acompañado por el servicio, da como resultado la marca Bardahl . Entonces, durante estos 50 años Bardahl logró pasar de una oficina a una planta de 7500mts2) y oficinas de 600 mts2.

Pasó de unos pocos productos a una extensa línea de productos para la protección, el mantenimiento y el mejoramiento del rendimiento de máquinas y motores.