¿Cómo reducir las emisiones de tu auto?

por Bardahl

Paso 1 – Utiliza aditivos de combustible

El propósito principal de los aditivos de combustible es ayudar a tu auto a mantener los sistemas de admisión limpios, ya sean de carburación o sistema de inyectores. Los elementos detergentes que se encuentran en los aditivos para gasolina ayudan a que estos elementos funcionen de mejor manera al permitir que la combustión se realice de la forma más eficiente posible.

Por lo tanto reducen la emisión de contaminantes al no permitir que mayores cantidades de químicos sean liberados al aire por medio del sistema de escape. Conoce más acerca del funcionamiento de los aditivos para gasolina dando clic aquí.

Existen también aditivos para diésel, que en su caso, funcionan con este tipo de combustible.

Paso 2 – El combustible

Podemos utilizar gasolina que contiene un mayor número de octanos, lo que le permitirá quemarse mejor. Este es otro de los usos de los aditivos para gasolina, además de la limpieza.

Paso 3 – Cambiar el filtro de aire

Cambiar o limpiar los filtros de aire cada 15 o 20 mil km, asegurará que los componentes ajenos al motor, como lo son la tierra, el lodo, los otros aceites y los residuos de combustible; no ingresen a la cámara de combustión. Esto mantendrá las emisiones del sistema de escape más limpias. Si el filtro de aire se encuentra limpio, el motor también generara menores esfuerzos para obtener el aire que requiere, por lo que la temperatura disminuirá y el consumo de combustible también. Así contaminará menos.

Paso 4 – Cambiar aceite regularmente

El cambio de aceite de manera regular es una actividad que debe de ser una costumbre para todos los propietarios de automóviles. El aceite lubricante viejo no solamente permite que la temperatura del motor aumente fuera de los rangos seguros de funcionamiento de un motor, lo cual ya hace que se consuma más combustible. También se generan asentamientos y depósitos dentro del motor, los cuales se queman y producen grandes cantidades de emisiones. Cada auto es distinto, por lo que los cambios de aceite deben realizarse de acuerdo con sus características.

Recuerda que utilizar un aceite sintético o multigrado puede alargar significativamente los periodos en los que requieres realizar un cambio de aceite.

Paso 5 – Revisa la presión de las llantas

El último paso es revisar que las presiones de tus llantas sean las adecuadas, de acuerdo con el peso y la carga de tu vehículo, así como las características de las llantas mismas. Una llanta con una presión menor a la recomendada generará mayor fricción sobre el pavimento y con esto, un mayor esfuerzo. A la larga significa más consumo de combustible y más emisiones. Una presión mayor a la debida, ocasionará menor agarre, lo cual puede ser inseguro para sus pasajeros.

Al mantener nuestro auto en las mejores condiciones, contaminará mucho menos en menor, con lo que podremos disfrutarlo un mayor tiempo y así podremos cuidar de nuestro planeta.

Si te resultaron útiles estos consejos compartilos!

Deje su comentario del articulo