aceite

5 consejos para prolongar la vida de tu auto

por Bardahl

1 – Llevá tu auto a revsión periódicamente
Cada marca tiene un protocolo de mantenimiento diferente que es recomendable seguir. En general los intervalos suelen ser de 5.000 kilometros o 10.000 kilometros. Si realizas estos mantenimientos preventivos vas a minimizar los daños y costos mayores asociados a trabajos correctivos.

2 – Cuidá el embrague
El embrague se cambia cuando falla y el momento en que esto ocurre depende muchísimo de los hábitos de manejo del conductor. La mejor recomendación es no pisar en exceso el pedal izquierdo. Lo que más desgasta al embrague es abusar de él ya sea cuando el motor está trabajando a altas revoluciones o cuando el auto está quieto. Los casos típicos de esto son cuando se está subiendo una rampa o cuando se espera en un semáforo (para esto último poné punto muerto).

3 – No dejes de cambiar batería, bujías, filtros y de revisar periódicamente los niveles de fluidos
Los cuidados mínimos para un vehículo son verificar los niveles de líquido de frenos, refrigerante y aceite. También se recomienda no dejar llegar el nivel de combustible a la reserva ya que eso aumenta la posibilidad de que impurezas y mugre entren al sistema de inyección del motor. Cada sistema tiene tiempos y ciclos de vida útil diferentes, pero en todo caso es importante respetarlos.

4 – Revisa las ruedas
Una vez a la semana se recomienda revisar la presión de aire de los neumáticos, siempre en frío y según la recomendación del fabricante. Además, todas las cubiertas tienen un indicador de desgaste que muestra si el dibujo tiene suficiente profundidad. Es importante cuidar que el desgaste sea parejo, haciendo la alineación y balanceo.

5 – Cambiá el aceite al motor
No sólo de nafta/gasoil/GNC vive el auto. Recordemos que también hay que hacer cambio de aceite y esto dependerá del tipo que se utilice. Los plazos de cambio del aceite dependen del tipo (mineral, semi-sintético y sintético), de la antigüedad del auto y del tipo de uso. Es importante recordar que la forma de medirlo es por kilómetros y puede ir desde los 5.000 hasta los 30.000 km, pero si no se cumplieran esas distancias, también tiene caducidad por tiempo, normalmente 1 año. En todo caso, lo mejor es consultar el manual de cada vehículo o con un mecánico/lubricentro de confianza.

fuente: Autocosmos.com

Si estos consejos te resultan útiles dejanos tu comentario y compartilos!

Deje su comentario del articulo